Buscar por

¡YA HAY FECHA PARA EL FESTIVAL DEL PASTE, EN REAL DEL MONTE, HIDALGO!

Visitar Real del Monte y no probar sus deliciosos pastes, es como ir a la playa y no meterte a nadar; y es que esta especie de empanada rellena, además de sabor, posee una gran historia y tradición, que, a pesar de encontrar su origen en la cocina inglesa, se ha convertido en el icono gastronómico de Pachuca.

Real del Monte es uno de los 7 pueblos mágicos del estado de Hidalgo, reconocido por su gran influenza inglesa y su historia minera, que está a unos meses de realizar su ya tradicional “Festival del Paste”, celebrado desde el año 2009.

Del 14 al 16 de octubre, se celebrará al platillo típico del pueblo minero, con la participación de varios productores y expositores de artesanías locales, además de presentaciones artísticas, y la elaboración del paste más grande del mundo.

Cabe mencionar que el paste fue declarado por decreto, Patrimonio Cultural y Gastronómico de Hidalgo por el Congreso del estado, mientras que Real del Monte fue reconocido como la Cuna del Paste.

Fue en el primer cuarto del siglo XIX, cuando llegaron los primeros ingleses provenientes del condado de Cornwall, provincia minera de Inglaterra, trayendo consigo su técnica minera, el fútbol y el “cornish pasty”, un tipo de masa horneada rellena de carne o vegetales.

Rápidamente adoptada en México, sobre todo por los mineros, quienes encontraban este platillo práctico para llevarlo a su lugar de trabajo y comer sus alimentos sin necesidad de contaminarlos, ya que su peculiar trenzado, que antes era más grueso, servía para sujetar de ahí su alimento; más tarde el trenzado era desechado.

Fotografía: Mexican times

El preparado original era de papa con carne, apio, poro, cebolla y perejil; ahora, los puedes encontrar de mole, tinga, atún, mermelada, cajeta, rajas, hawaianos, arroz con leche, chocolate y más deliciosas combinaciones.

Cabe mencionar que el paste tradicional se caracteriza por poner su relleno crudo en la masa y cocerse hasta estar dentro del horno, esto, es lo que lo diferencia de una empanada, por lo que uno tradicional tarda aproximadamente 45 minutos en el horno, mientras otros como el de mole, solo entre 20 y 25 minutos.

¿Estás listo para disfrutarlos? ¡Allá nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.