Browse By

¿SABES POR QUÉ LAS TIENDAS DE RAYA, ERAN LLAMADAS ASÍ?

Ganaderas, cerealeras, pulqueras, mineras y azucareras; las haciendas son parte fundamental de la historia de nuestro país.

Hoy convertidas en hoteles, balnearios, centros de esparcimiento y muy pocas, con sus actividades iniciales; son vestigios de un México que se ha ido y que no volverá.

Las tiendas de raya, eran un básico en estas instituciones económicas, y es que a los trabajadores solían pagarles con una moneda acuñada por la misma hacienda o una especie de vales, que solamente podía canjearse en la tienda del patrón, la tienda de raya de la hacienda. 

Productos básicos comestibles, aguardiente, ropa y un poco de calzado, a costo generalmente más elevado; era lo que podían intercambiar con lo poco que ganaban; otro tanto, tenían que sacar fiado o a crédito con altos intereses, que lo convertían en un precio imposible de pagar, por lo que las familias terminaban endeudados de por vida; sí, las familias porque la deuda no moría con el deudor.

Fotografía: Día de Raya (pagos) en Tepic.
Del libro: Las Minas de México (1905)
de J. R. Southworth
Fondo: Alzate-Santillán.

El nombre de tienda de raya, proviene del hecho de que la mayoría de los trabajadores eran analfebetas, y en el libro de registro de pago de nómina, ponían una raya en lugar de su firma, de ahí también que algunos llamen “rayar” al recibo de su sueldo.. Esto, también se prestaba a engaños o cobros excesivos por parte de los patrones o administradores de las mismas.

Hermosas construcciones que hoy podemos visitar, con tristes historias de injusticias, dolor y sufrimiento, pero que seguramente también atestiguaron, algunas historias de amor y desamor, que quedarán atrapadas para siempre entre sus paredes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *