Browse By

10 DATOS CURIOSOS SOBRE EL PALACIO DE BELLAS ARTES

El Palacio de Bellas Artes es uno de los edificios más bellos de la Ciudad de México e icono del centro histórico, acompáñanos a conocer 10 datos interesantes sobre él.

1 Fue planeado para albergar el teatro más majestuoso de la época porfiriana, lo cual no llegó a concretarse por el movimiento revolucionario.

2 Su construcción dio inicio en 1904, planeando su construcción para 4 años, en realidad duró 30. Como presidente de la República, Porfirio Díaz colocó la primera piedra del Nuevo Teatro Nacional el 12 de Abril de 1905.

3 Fue inaugurado el 29 de septiembre de 1934 por el presidente Abelardo L. Rodríguez, con un programa que inició con la interpretación del Himno Nacional a cargo de la Orquesta Sinfónica de México y la obra teatral ‘La verdad sospechosa’, de Juan Ruiz de Alarcón.

4 Su primer arquitecto fue Adamo Baori, quien inmortalizó a la mascota que lo acompañaba a las revisiones de la obra de nombre Aida, en uno de los mascarones del edificio. Se encuentra en la puerta derecha del edificio.

Fotografía: Pixabay

5 A consecuencia del peso del mármol y el terreno sobre el que está asentado, el Palacio ha sufrido hundimiento. Hasta 1921 este había descendido 1.80 metros, por lo que ahora se deben bajar escaleras para ingresar.

6 La altura del Palacio es de 53 metros hasta el espiral.

7 El Palacio de Bellas Artes fue declarado Monumento Artístico en 1987, por la Unesco.

8 El teatro tiene un telón único en el mundo.  Es de cristal y pesa 24 toneladas. Inspirado en un cuadro de Gerardo Murillo, mejor conocido como Dr. Atl. y realizado en la casa Tiffany de Nueva York, con más de un millón de piezas de vidrio que forman los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Fotografía: sic.cultura.gob.mx

9 Posee 17 murales en su interior, algunos de Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo y Jorge González Camarena.

10 El plafón del teatro es un vitral circular  en el que aparecen el dios Apolo y las nueve musas, diseñado por el húngaro Géza Maróti.

.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *